El Minimoog: 50 años haciendo historia Enviar nuevo evento

El Minimoog: 50 años haciendo historia

La música es uno de los grandes placeres de la vida, eso lo compartimos todos. Pero, ¿te has parado a pensar en qué instrumentos han hecho que concibamos la música de esta manera? Pues bien, el sintetizador es una de esa herramientas que no se olvidan. Y es que todavía es un artilugio esencial para cualquier Dj/productor. ¿Sabes qué es lo que tiene de especial?

 

 

Minimoog original

 

 

En el año 1970, el ingeniero y músico Robert Moog lanzó el revolucionario minimoog, que se convirtió en el primer sintetizador portátil. Hasta el momento, se usaba un extraño instrumento creado por un ingeniero ruso en 1919. Se llamaba Theremin y era una especie de superficie plana de la que sobresalía un hierro curvado, del cual salían diferentes sonidos que se podían modular pasando las manos por encima, aunque sin tocarlo. Pero este primer instrumento no era suficiente, tenía muchas carencias y era tan grande y delicado, que resultaba muy difícil utilizarlo en directo. Con su invento, Moog cambió y revolucionó por completo la industria musical.

 

 

Theremin original

 

Hace algunos años, en el festival Sónar de Barcelona al que Moog fue para dar clases magistrales, recordaba: ”La principal aportación del mimimoog fue juntar lógicamente una serie de elementos en una sola caja compacta y fácil de usar. Como los músicos pudieron usarlo sin problemas, acabaron por considerarlo una herramienta de una extrema eficacia”. También habló allí con el diario El País de las diferencias entre el sonido analógico y el digital. Para él, esta es una diferencia de tecnología principalmente, de cómo se producen. Mientras que en el sonido analógico se van creando ondas continuas, en el digital encontramos una combinación de unos y ceros. Pero hay otra cuestión, que es la de las sensaciones. Y en ese ámbito, al sonido digital le falta “la interconexión mística entre máquina y persona”. 

 

 

En realidad esto último es todo un debate: tecnología si, tecnología no, limitaciones…Pero lo más importante es tener claro lo que quieres transmitir, lo que quieres contar con tu música. El público sabe apreciar las buenas piezas y que lo sean o no depende de las sensaciones que seas capaz de crear en la gente. Por eso engancha la música.

En la misma línea, el famoso DJ francés Pedro Winter dijo una vez una frase muy cierta: “Lo bueno de la escena de la música electrónica es que todo el mundo puede formar parte de ella ya sea bailando, pinchando u organizando una fiesta”. Y es cierto, nos apasiona formar parte de aquello que nos gusta.